Ruta andando por High Line y Meatpacking district

Hola Molaviajer@s! Hoy venimos a traeros una ruta andando por High Line y Meatpacking District. Nos quedamos en la parte oeste de Manhattan. Allí comeremos cosas ricas en el Chelsea Market y visitaremos, entre otras cosas, el famoso parque elevado que se sitúa en unas antiguas vías de tren. Prometemos un rato entretenido, ¿Nos acompañáis?

¿Cómo realizar esta ruta andando por High Line y Meatpacking?

Para llevar a cabo este paseo, podéis hacerlo de dos maneras:

  1. La High Line se llena de gente durante el día, así que si la muchedumbre os agobia y no os importa madrugar, hacedlo. La High Line abre todos los días desde las 7 de la mañana, hasta las 10 de la noche. Podéis hacer el recorrido comenzando en la calle Gasenvoort y terminando en la 34th, para una vez allí, visitar el barrio de Hudson Yards y The Vessel.
  2. Si la cantidad de gente no os importa y tenéis entradas gratuitas para visitar The Vessel a primera hora de la mañana, podéis hacer lo que hicimos nosotros. Primero visitamos Hudson Yards (podéis verlo en el vídeo a continuación) y después podéis continuar recorriendo la High Line hacia el sur.
Guía Hudson Yards ( The Vessel ). Nueva York Molaviajar

En cualquier caso, una ruta andando como esta perfectamente puede llevarse entre 3 y 4 horas de vuestro tiempo contando con paradas para fotos y para comer.

Por nuestra parte, para poneros las cosas más sencillas, os dejamos geolocalizados a continuación los puntos más relevantes de la ruta de hoy:

El parque elevado de la High Line: un poco de historia. 

Vale que los newyorkinos sean innovadores por naturaleza, pero este parque elevado situado en la High Line tiene su explicación:

Imaginaros que de repente cerráis los ojos y aparecéis en el barrio de Chelsea de principios de 1900. Muy posiblemente, al abrirlos veríais un tren pasando a pie de calle, más o menos a la altura de la avenida 10, que daba servicio a todas las fábricas que se situaban en esta parte de Manhattan en la que todavía se respira cierto aire industrial aunque muy renovado. 

Sí, las líneas de tren pasaban a pie de calle y esto provocaba tantos accidentes que la 10ª avenida se llegó a conocer como la avenida de la muerte. Para intentar bajar el número de accidentes, se inventó la figura del “West Side Cowboy”, una persona que iba montada a caballo “escoltando” el tren cada vez que este pasaba y que se encargaba de avisar a la gente de alrededor del peligro del tren.

Esta medida, no tuvo el éxito que se esperaba y en 1930, se decidió que lo mejor era separar el tráfico de trenes del resto y elevar las vías de tren para que no hubiera más accidentes. Esas vías son la High Line que conocemos a día de hoy. 

Pero claro… Esto de utilizar el tren para pasar por medio de Manhattan y servir a comercios y fábricas, como que no tenía mucho futuro… Con la llegada de otro tipo de transportes, en 1950 comenzó a decaer, siendo en 1980 cuando pasó el último tren, cargado de pavos. ¿Y qué ocurrió? Que Manhattan se quedó con una infraestructura preparada para el paso de trenes, muy cara de demoler, que quedó abandonada y con un ambiente un poco turbio, hasta que dos personas crearon la asociación “Amigos de la High Line” gracias a la cual hoy en día podemos pasear por este parque elevado tan llamativo para los turistas. 

Estas imágenes son sacadas de la web oficial de The High line, podéis visitarla para ver muchas más.

Primer tramo de ruta andando por High Line:

La High Line se desarrolla a lo largo del oeste de Manhattan, entre las calles 34 y Gasenvoort. A pesar de que tiene varias entradas intermedias, el inicio y final se sitúan en el mapa que os dejamos más arriba, junto al resto de puntos de interés de esta ruta andando por High Line y Meatpacking District.

Nosotros comenzamos por la entrada de la calle 34th, y junto a la app de la High Line, (Aquí podréis descargárosla para Android y para iOS)  fuimos recorriendo los puntos más importantes de la misma. Es muy interesante tenerla a mano sobre todo si tenéis interés en conocer las entradas que disponen de ascensor. Ahí vienen indicadas perfectamente. 

Durante esta ruta andando por High Line, vais a caminar entre gente, casas de diseño con unas rentas mucho más altas que el mayor rascacielos de Manhattan y diseñadas para ser observadas con ansia de ver más allá de sus cortinas, jardines que a priori parecían imposibles, lugares para descansar y galerías y muestras de arte que variarán en función de la fecha de la visita. 

Es más, no os extrañe ver que tanto en la High Line como en los alrededores, como en el Meatpacking District, se sitúan tiendas y sedes de diseñadores de moda como Vera Vang, Giorgio Armani, o Diane von Fürstenberg, una de las mayores impulsoras de la zona, que junto a su marido llegó a donar 20 millones de dólares para la recuperación de la High Line.

Sobre los puntos más relevantes de esta ruta andando por High Line, es un parque tan atípico que muchos de ellos os llamarán la atención. Nosotros os dejamos geolocalizados en el mapa los que más nos gustaron, como el Pershing Square Beams para jugar con los peques, o el 10th avenue square overlook, que no deja de ser un mirador sin las mejores vistas del mundo pero en un lugar privilegiado. 

Grafitis y puntos fotográficos en High Line y alrededores

Además de las exposiciones de arte que veréis a lo largo del paseo, nosotros optamos por dejar la High Line en la salida que da a la calle 23 y escaparnos a ver unos grafitis que el artista Kobra pintó por esta zona. Veréis cientos de grafitis en vuestra visita a Nueva York, pero aquí resaltamos estos tres. Y es que Kobra tiene algo que lo hace especial…

El primero es la representación del Monte Rushmore, ese que sitúa en Dakota del Sur y que tiene talladas en una montaña de granito, las caras de 4 de los presidentes más importantes de EEUU, pero en la versión de Kobra, que dibujó a Andy Warhol, Frida Kahlo, Keith Haring y Jen-Michel Basquiat. Todo esto en la fachada del Empire Dinner, el típico restaurante al que entras y te parece que has retrocedido 30 años por lo menos!

Tras esta parada, nos fuimos dando un paseo por la calle 22, disfrutando de las vistas de las casitas que lo habitan, hasta llegar a ver este otro mural de Kobra, que esta vez representa a Einstein amando Nueva York tanto como nosotros lo hacemos. 

Con unas buenas fotos en la cámara de recuerdo, retrocedimos por la calle 21 para volver a pasear por la High Line. Esta vez subimos por la entrada que hay en la calle 20.

Ya de nuevo desde el parque elevado, vimos el tercer grafiti de Kobra del día, el que representa la madre Teresa de Calcuta frente a Ghandi. 

Siguiente tramo de la ruta andando por la High Line

Puede que el siguiente punto no sea un mural, pero estoy seguro de que lo habéis visto más de una vez fotografiado. Si os situáis en la High Line, a la altura de la calle 15 y la avenida 10, podréis ver una especie de puente que conecta dos edificios de Chelsea. Esos edificios se corresponden hoy en día con el Chelsea Market, y otras tiendas, pero en su momento fueron de la NBC y no, no estamos hablando de los estudios de televisión, sino de la National Biscuit Company, también conocida como Nabisco. La misma que presume de haber inventado las galletas Oreo, ¡esa! Pues bien, se dice que ese puente se utilizaba para transportar productos entre los edificios, fuera del alcance de posibles ladronzuelos. Por cierto, no tengáis prisa por llegar al Chelsea Market, iremos después 😉

Unos cuantos pasos después, mirando al Hudson, vimos un edificio de tres plantas, con ladrillo rojo. En el mapa que hemos dejado más arriba, veréis que lo hemos marcado con su nombre: Liberty Inn. A día de hoy, es un hotel romántico… Bueno, no sabemos si romántico pero de los pocos que hay en Manhattan que se alquilan por horas, pero ahí donde lo veis, tiene más de 100 años de historia… Ha pasado de ser un hotel a un bar clandestino, después, se convirtió en un club gay, que dicen que era frecuentado por Freddy Mercury entre otros. Y a día de hoy, es un hotel de los que NO recomendamos en nuestra lista de los mejores hoteles de Nueva York.

Más allá del hotel, podréis ver los muelles 54 y 55. Bueno, podréis ver poco ya que tras un grave incendio, solo un pórtico quedó en pie. Su historia está relacionada con dos tragedias navales, la del barco británico Lusitania, que zarpó partiendo de este muelle pero cayó en batalla en la primera guerra mundial y la del más famoso Titanic, que tras chocar contra un iceberg y hundirse, nunca llegó a puerto. Sus únicos supervivientes llegaron a este muelle a bordo del barco Carpathia. 

El caso es que a día de hoy, estos muelles que arriba veis en obras, van a convertirse en un parque flotante de diseño, como el que veis más abajo, aproximadamente en 2021. El proyecto tiene una pinta espectacular, y es que ¿Sabéis quién anda detrás, entre otros? Thomas Heatherwick, que dicho así quizá no os diga nada, pero es el estudio que se encargó de hacer The Vessel. 

Si seguís caminando en esta ruta por High Line, os toparéis con un edificio repleto de ventanas. Es el hotel The Standard, uno de los más chulos de Nueva York, pero también de los más exhibicionistas!  Famoso no solo por sus huéspedes y sus habitaciones sino también por su rooftop, Le bain. Nosotros no fuimos a verlo esta vez pero pronto lo incluiremos en la lista de los mejores rooftops de Nueva York 

Pocos pasos quedan ya para terminar con esta ruta andando por High Line, pero antes, un consejo: Si os gusta el arte moderno y las buenas vistas desde las terrazas, os recomendamos entrar al Whitney Museum, cerrado los martes y abierto el resto de días de la semana de 10:30 de la mañana a 18:00 de la tarde excepto los viernes, que abre hasta las 10:00 de la noche. Justo este día, puede entrarse con un “pay what you wish” de 7 de la tarde a 9:30 de la noche, pero si no podéis llegar en ese horario o preferís verlo de día, su entrada está incluida con las principales tarjetas de pases como New York Pass  o Sightseeing pass.   

Y en pocos metros, veréis que la High Line termina, llegando a la calle Gasenvoort.

Más puntos de interés en Meatpacking District

Quizá la ruta andando por High Line haya terminado, pero nos queda todavía mucho por recorrer en el barrio de Meatpacking District. Este curioso nombre le viene de que de 1920 en adelante, fue aquí donde se llegaron a situar hasta 200 almacenes relacionados con productos cárnicos en la ciudad de Nueva York. En cuanto la ciudad empezó a crecer, estos almacenes fueron saliendo de allí, quedando tan solo 7 en 2011. Tras un pequeño declive del barrio, la llegada de la High Line, la apuesta del barrio por los diseñadores de moda y las inversiones privadas, permitieron que el barrio fuera tomando un aire moderno, mucho más seguro, lleno en la actualidad de lofts, tiendas de diseñadores, o restaurantes caros.

Nuestro consejo es que os perdáis un poco caminando por el barrio. Nosotros seguimos caminando por la calle Gasenvoort hasta que llegamos a encontrarnos con una discoteca silenciosa y gratuita, en Gasenvoort Plaza. Allí, cada uno elegía la música que quería oir, sin molestar a la persona de al lado. La verdad que pasamos un rato divertido mientras disfrutábamos del ambiente del barrio.

Si continuáis esta ruta andando por High Line y Meatpacking, dirigiéndoos por la 9ª avenida, hacia el norte, os toparéis con el hotel Gasenvoort, que dicen que tiene otro de los mejores rooftops de la zona. Pero dadas las horas que eran, nosotros preferimos ir a tomar un café al Starbucks más grande en el que nunca habíamos estado.

Este se encuentra muy cerca del Chelsea Market y se llama Starbucks Reserve New York Roastery. El lugar es impresionante, y además de poder tomar cafés diferentes a los que hay en el resto de Starbucks, también hay merchandising especial que solo puede encontrarse en esta tienda. 

Por cierto, para los más carnívoros: … Desde este punto veréis el Steakhouse más antiguo de Nueva York. Es el Old Homestead Steakhouse, lleva en pie desde 1868 y cuenta la leyenda que en él, más de una vez se ha reunido la mafia. Lo que sí sabemos es que ha salido en algún episodio de Los Soprano, concretamente en el episodio 9 de la temporada 5!!

Siguiendo con las recomendaciones gastronómicas, muy cerca de aquí se encuentra el Gasenvoort Market. Justo allí nos encontramos unos Molaviajeros que nos dijeron que el sitio les había encantado porque la comida estaba buenísima y había mucha menos gente que en el Chelsea Market que visitamos a continuación…

Y llegó Google…

Si continuáis vuestro paseo por la 9th avenue, antes de entrar al Chelsea Market podréis ver a vuestra derecha un edificio enorme. No en vano es uno de los más grandes de Nueva York. 

Este edificio del que os hablamos, pertenecía a las autoridades portuarias de Nueva York, o lo que es lo mismo, a Port Authority. Pero ahora podréis ver un bonito letrero que indica el nombre de los nuevos dueños… Efectivamente, Google es ahora quien lo ocupa y ahí se disponen sus oficinas de Google de la costa este.

Es una pena, pero de nuevo, estas oficinas no pueden visitarse. Eso sí, sabemos que la decoración de las mismas debe ser tan espectacular como las de sus oficinas en San José, e incluso se dice que los empleados se mueven con scooters por su interior, dado el tamaño del edificio. 

De todas maneras, si os quedáis tristes por no poder visitar las oficinas de Google, quizá os ayude saber que el siguiente punto de la visita, el Chelsea Market a día de hoy es propiedad de Google. Lo compró en 2018 por la friolera de 2,4 billones de dólares, así que ¡ya podéis decir que habéis estado en un edificio de Google!

Visita al Chelsea Market

Y por fin llegó el momento, después de esta ruta andando por High Line y Meatpacking, toca un merecido descanso con su tentempié en el Chelsea Market. 

Hay una entrada al mismo por la 10th ave y otra por la 9th ave, ambas entre las calles 15th y 16th. Nosotros entramos por la 9ª, pero la 10ª, que antaño era la avenida de la muerte, ahora se caracteriza en esta parte de Manhattan por albergar restaurantes muy caros, de esos que hay que reservar con bastante tiempo de antelación y dejar las deportivas en casa. Del Posto, L’atelier, Morimoto… Son ejemplos de ello.

El Chelsea Market está abierto todos los días de la semana, de 7 de la mañana a 2 de la madrugada de lunes a sábado y de 8 de la mañana a 10 de la noche los domingos. 

Dentro del Chelsea Market encontraréis baños, importante para un día largo de ruta, pero también varias tiendas y un sinfín de restaurantes, no del todo baratos, pero de esos que se te van los ojos detrás. Para un tentempié no muy caro, nos recomendaron los breakfast burritos que hay en un carrito que se pone en el Chelsea Market 8 a 11 de la mañana y de lunes a viernes. Se llaman “El Donkey”. Aunque uno de los lugares de tacos más famosos de Nueva York, Los Tacos nº1, también tiene un local dentro del Chelsea Market, así que difícil elección. 

En la parte de arriba, que no está abierta al público a día de hoy,  se encuentran los “Food Network Studios”, los responsables de muchos de los programas de cocina en USA, como Top Chef o Iron Chef America. También se encuentran a lo largo de una planta completa, las oficinas de Youtube de NY, que fuimos a visitar hace unos años pero no estaban abiertas al público. Podéis verlo en el siguiente vídeo:

Nueva York día 3 el mejor mercado. Fábrica de Oreo

Terminando el paseo por dentro del Chelsea Market, podréis ver el mercado Artists & Fleas. Este es un mercadillo que mezcla artesanía con productos que son más exclusivos o difíciles de encontrar en una tienda al uso.  El mercadillo está abierto todos los días de 10 de la mañana a 9 de la noche, excepto los domingos, que cierra a las 8. Recomendable una visita por allí y otra por la librería Posman Books, justo al lado, en la que encontraréis libros chulísimos y detalles de todo tipo para los peques y no tan peques amantes de la papelería.

Nosotros dimos por terminada la ruta poniendo camino a un rooftop de los que os dejábamos en el post de rooftops linkeado más arriba, pero vosotros podéis terminar la ruta andando por High Line y Meatpacking District como más os apetezca.

Bueno Molaviajer@s, esperamos que esta ruta andando por High Line y Meatpacking District, os haya gustado y servido de utilidad. Ya sabéis que cualquier duda que tengáis acerca de vuestro viaje, podéis preguntarnos a través del formulario, y encantados, os echaremos una mano a la mayor brevedad posible.