Katz’s ¿Es el mejor sandwich de pastrami de Nueva York?

Hola Molaviajer@s!! ¿Cómo estáis? Nosotros hoy os traemos una pequeña review de un restaurante neoyorquino muy famoso! Es el Katz’s, se encuentra en la calle East Houston de Nueva York, en pleno Lower East Side, justo aquí y es de los más famosos de Manhattan. ¿Queréis saber por qué?

¿Por qué es tan famoso? 

Pues resulta que el Katz’s fue uno de las localizaciones que salieron en una de las escenas más famosas de la película “Cuando Harry encontró a Sally”. En ella, Meg Ryan fingía un orgasmo que no fue discreto precisamente. Todo el restaurante se enteró del tema… Y han sabido sacarle partido. Incluso tienen un cartel colgado del techo, que informa de dónde se sentó la actriz “por si quieres probar lo mismo que ella”. 

Y no es su única huella en el cine, sino que ha sido visitado por los artistas más famosos de todas las épocas. Fijaos que tiene las paredes completamente plagadas de fotos de los dueños junto a actores, actrices y artistas de todo tipo, que han ido a comer allí.

Otra de las características del Katz’s es su slogan: “Send a salami to your boy in the army”. Esto viene a decir más o menos, que le mandes un salami a tu chico/hijo en el ejército, pero dicho así no tiene mucho sentido, ¿no? Seguramente se entenderá mejor si aclaramos que durante la segunda guerra mundial, los hijos de los dueños servían en el ejército americano y estos, les enviaban comida del negocio familiar. 

Y la última razón y no por ello menos importante… Su sándwich de pastrami siempre ha tenido fama de ser el más rico de Manhattan. (Está claro que para afirmarlo, tendríamos que haber probado todos y todavía no nos ha dado tiempo, así que de momento, seguimos alimentando la leyenda)

¿Qué se puede comer en el Katz’s?

El plato estrella es el pastrami, está claro, y lo normal es comerlo en sándwich y con pepinillos.  No es barato, pero hay que decir que no te quedas con hambre, es más, si no estáis muy seguros de que os guste, casi mejor compartir, porque es grandecito. 

Además de con pastrami tienen sándwiches con otros tipos de carnes, sopas, ensaladas, patatas fritas y encurtidos varios. 

¿Qué hay que saber antes de visitar el Katz’s?

Molaviajer@s, una vez hayáis hecho la fila correspondiente, (o no, si habéis tenido suerte), fijaos en esto: Al entrar os darán un ticket por persona. Debéis guardarlo para entregarlo a la salida, puesto que si no, tendréis que desembolsar 50$ en concepto de multa. 

Si solo entráis a mirar, no pasa nada, basta con guardar el ticket y devolverlo después, pero si de paso, queréis consumir, hay dos opciones:

La primera es el autoservicio. En este caso, podréis pedir lo que queráis en la propia barra: comida y bebida. Los camareros apuntarán cada consumición en los tickets que dan a la entrada y os darán el pedido en bandejas. (Por cierto, casi todos en la barra hablan español, así que si tenéis dudas, podréis preguntarles sin problemas). Una vez tenéis la comida y bebida, podréis ir a sentaros en cualquiera de las mesas centrales o las del fondo. Lo normal es compartirlas junto a otros clientes, así podéis hacer amigos. 

La otra opción es más tradicional, la de sentaros en una mesa y que un camarero os lleve la comida. En este caso, preguntad a la entrada a los encargados de sala para poder ocupar una de las mesas. Suelen reservar para ello las que están pegadas a la pared repleta de fotografías de gente famosa. Y sí, aquí también apuntan en el ticket lo que hayáis pedido.

Cuando hayáis terminado de comer, tendréis que dirigiros a la salida con vuestros respectivos tickets. Al devolverlos, verán lo que habéis consumido y os cobrarán. Por cierto, recordad llevar algo de cash, hasta la última vez que fuimos, no aceptaban tarjeta.

¿Merece la pena el sándwich de pastrami del Katz’s?

A ver… Os somos sinceros:

¿Estaba bueno? Sí, no estaba mal… Aunque lo cierto es que a Gosi no le gustó mucho el sabor de la carne. Es algo que depende de gustos puesto que puede que el pastrami tenga un sabor un poco fuerte si no estáis acostumbrados. 

Por otro lado, pensamos que el precio es algo caro… Pensad en que solo el sándwich son 23$ más propinas… De tamaño va bien, incluso quizá uno es mucho para una sola persona y si no vais con mucha hambre, lo podéis compartir perfectamente. 

El lugar desde luego merece la pena, y nadie os obliga a consumir siempre y cuando devolváis el ticket a la salida, así que si os pilla de camino en vuestra ruta por el Lower East Side de Nueva York, os recomendamos una visita al Katz’s. (Y si no os gusta el menú, probad el Russ & Daughters de al lado para un bagel)

Bueno Molaviajer@s, esperamos que esta review sobre el restaurante Katz’s de Nueva York os haya gustado. Ya sabéis que para cualquier duda, aquí estamos!